EMERGENCIA ECONÓMICA:
NORMAS CONTABLES TRANSITORIAS

 TRATAMIENTO CONTABLE DE DIFERENCIAS DE CAMBIO Y VALUACIÓN DE ACTIVOS

 Disposiciones sancionadas por los Consejos Profesionales de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 Artículo publicado en VISIÓN ECONOMICA Nº 17

AUTORES:   Julio D. Carson  y Rubén Telechea

Profesores ordinarios de la cátedra de Técnicas de Valuación de la Facultad de Ciencias Económicas de la U.N.L.Z.

 

1.      INTRODUCCIÓN

El 6 de enero de 2002 se sancionó la Ley N° 25.561 de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario, que determinó el fin del régimen de convertibilidad de la moneda argentina pasando a un sistema de moneda no convertible, que ha evolucionado a un mercado libre de cambios. Además, introdujo una serie de disposiciones que reglan la liquidación de los saldos en moneda extranjera vigentes a esa fecha.

A partir de ese momento, el contexto económico y financiero en el que se desenvuelven las empresas presenta las siguientes características:

·         Existen diferencias muy significativas entre la evolución de los precios relativos de los bienes comercializables internacionalmente y los de aquellos que operan en el mercado nacional.

·         Variaciones en la estructura de costos de los bienes producidos (cambio en la participación de componentes locales e importados), como consecuencia de la modificación en los procesos productivos originados en las alteraciones de los precios relativos de sus componentes.

·         El mercado libre de cambios ha mostrado variaciones significativas desde su implementación, representando para la moneda argentina una fuerte disminución de su valor en relación con distintas monedas extranjeras.

·         Estos cambios han provocado una gran distorsión entre el crecimiento promedio del nivel de precios internos (reflejado por el IPIM – Índice de Precios Internos Mayoristas ) y la magnitud de la devaluación, que se manifiesta por un retraso considerable del primero respecto de la segunda.

·         La devaluación y las normas complementarias adoptadas por el Poder Ejecutivo Nacional, que pesificaron los créditos y deudas en monedas extranjera a distintos tipos de cambio según la naturaleza de la operación original, produjeron una significativa diferencia en los niveles de deuda de distintos entes.

·         La estructura patrimonial de los entes se ha visto fuertemente afectada, dependiendo del tipo de financiación y de los componentes de los activos (como hemos visto en el punto anterior) y de la distorsión en los precios de los bienes.

Frente a este contexto, tanto la Federacion Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Economicas (F.A.C.P.C.E.) y sus Consejos adheridos, por caso el de la Provincia de Buenos Aires (C.P.C.E.P.B.A.), como el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.P.C.E.C.A.B.A.), han propuesto soluciones alternativas para el tratamiento contable de las diferencias de cambio resultantes de la fuerte devaluación ocurrida en Argentina en el año en curso. Estas soluciones alternativas, que tienden a atenuar el efecto en resultados que tendrían las diferencias de cambio negativas originadas en pasivos en moneda extranjera, se reflejaron en la siguientes resoluciones:

·       RESOLUCIÓN Nº 241/02 de la F.A.C.P.C.E. (en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires, sancionada por medio de la Resolución 3069/02 del C.P.C.E.P.B.A)

·       ANEXO - RESOLUCION M.D. Nº 3/2002 del C.P.C.E.C.A.B.A.

 

            Ambas resoluciones no sólo contienen el tratamiento de las diferencias de cambio, sino que además se refieren a las mediciones contables de algunos activos y pasivos.

 

            En los puntos siguientes analizaremos las dos resoluciones, comparando además con el criterio adoptado por las Resoluciones Técnicas de F.A.C.P.C.E.

 

2.    RESOLUCIÓN Nº 241/02 de la F.A.C.P.C.E

 

Los aspectos principales que la Resolución 241/02 de F.A.C.P.C.E. plantea, son los siguientes:

a) Que las diferencias de cambio resultantes de la medición de activos y pasivos en moneda extranjera tengan un tratamiento contable alternativo.

b) Que los activos fijos cuya medición corresponda realizarse sobre la base de su costo histórico, puedan realizarse a valores de reposición.

En el Anexo 1 de la resolución se establecen los procedimientos para aplicar esta norma alternativa.

 

2.1.   Vigencia

 

            La resolución Nº 241/02 de la F.A.C.P.C.E. de fecha 5 de abril de 2002  tiene vigencia para todos los ejercicio cerrados a partir del 31 de enero de 2002 inclusive, y se aplicará mientras se mantenga la situación de contexto indicada en los considerandos de la misma (situación que será evaluada por la Federación). Es decir que no tiene una fecha límite de aplicación. Por lo tanto, mientras no se dicte una resolución en contrario, podrá emplearse de igual manera en futuros ejercicios.

 

2.2.   Medición contable de los activos

             Los activos se medirán de acuerdo con las normas contables profesionales vigentes en las respectivas jurisdicciones, y “opcionalmente”, en Bienes de Uso e Intangibles se podrán aplicar los siguientes criterios alternativos:

2.2.1.       Bienes de uso u otros activos de naturaleza similar

·               Se podrán medir al costo de reposición directo.

·                     Si esa medición resulta dificultosa, puede utilizarse la reexpresión del costo histórico con la evolución de uno o más índices específicos de precios del tipo de bienes de que se trate.

·                     Y si ello no fuera posible, en el caso de bienes importados, se permite realizar la medición convirtiendo a moneda argentina, el costo en moneda extranjera, en base a la cotización de fecha de cierre.

            Para la aplicación de los dos últimos procedimientos, se requiere comprobar que su empleo no arrojará diferencias significativas en su medición, respecto de la que resultaría de aplicar el costo de reposición directo. Esto corresponde en el caso de bienes que hayan variado significativamente su costo actual debido a cambios tecnológicos o similares. También puede resultar de la aparición de bienes sustitutos con similares prestaciones y costos actuales mas bajos.

2.2.2.      Activos intangibles susceptibles de enajenación por el ente

                                      Se podrán medir al costo de reposición directo, en la medida que éste pueda determinarse sobre la base de transacciones cercanas a la fecha de cierre.

2.3.    Diferencias con las normas vigentes

Al momento de sancionarse la resolución 241/02 la normativa contable se encuentra en un momento de transición, ya que coexisten una norma que va finalizando su vigencia (la RT 10) con otras que están comenzando a regir, de manera optativa (obligatoria para los balances iniciados a partir del 1-7-02), entre las que se encuentra  la RT 17.

La R.T. 10  permite la aplicación de valores corrientes al tratar los Bienes de Uso ya que brinda las siguientes alternativas:

v      Costo original reexpresado en moneda constante.

v      Valores corrientes:                                    

Ø      Costo de reposición

Ø     Costo original reexpresado por un índice especifico

Ø     Valuaciones técnicas

La Resolución Técnica 17 establece que la medición contable de los Bienes de Uso y los Activos Intangibles se efectuará al costo original menos su depreciación acumulada. No permite la aplicación de criterios de valores corrientes (como es el caso del valor de reposición).

            Como puede observarse, la norma transitoria reitera criterios dispuestos por la RT 10, como es la aplicación del costo de reposición y el costo original reexpresado por índice especifico. 

2.4.   Tratamiento de la diferencia entre el valor contable anterior y el actual

El valor que surge de aplicar los tratamientos alternativos descriptos en el punto anterior se deberá comparar con el valor contable anterior reexpresado en moneda homogénea deducida la correspondiente amortización. La diferencia que resulte de dicha comparación se deberá enviar a un rubro específico del Patrimonio Neto. Es decir que la diferencia no se tomará como un Resultado por Tenencia, sino que se considerará como Resultados Diferidos dentro del Patrimonio Neto, lo que constituye un tratamiento similar al del Revalúo Técnico, que también imputaba la diferencia a una cuenta del Patrimonio Neto, sin enviarla a Resultados.

En cuanto a la exposición de los rubros del Activo en los que se haya optado por aplicar alguno de los criterios alternativos, en los mismos deberán exponerse por separado los valores originales reexpresados y el mayor valor que surja de la medición alternativa. En el caso de que los bienes fueran amortizables, también deberá exponerse por separado la amortización de ese mayor valor. Por ejemplo se deberá exponer “Rodados – valor de origen” y “Rodados – mayor valor “ o “Amort. Acumulada - valor de origen” y Amort. Acumulada – mayor valor”

Esta diferenciación también es útil al momento del ajuste por inflación establecido por la RT. 6, ya que la reexpresión deberá hacerse a partir del costo original sin considerar el mayor valor resultante de la medición. Es decir que para reexpresar estas partidas por inflación no se parte del valor que surge de esta medición alternativa sino del de origen sin considerar el mayor valor.

 

2.5.   Tratamiento del rubro específico del Patrimonio Neto

El rubro específico del Patrimonio Neto que surgió como contrapartida del mayor valor activado por el tratamiento alternativo de los Bienes de Uso y Activos Intangibles (que de acuerdo a la R.T. 9 llamamos “Resultados Diferidos”) se podrá absorber con las diferencias de cambio negativas, como así también cuando provenga de ventas o amortizaciones de los bienes que le dieron origen.

Por lo tanto, este rubro podrá  modificarse en los siguientes casos:

2.5.1.     Absorción de las diferencias de cambio

Se podrá utilizar la totalidad del saldo acreedor para absorber diferencias de cambio determinadas por la medición de los activos y pasivos originalmente expresados en moneda extranjera. Es decir que si hay diferencias de cambio negativas, éstas podrán ser neteadas contra los Resultados Diferidos en lugar de presentarlas como pérdidas. Se deberá tener en cuenta lo siguiente:

1.                      cuando se calculen las diferencias de cambio, éstas se determinarán en términos reales, es decir excluido el efecto del cambio en el poder adquisitivo de la moneda sobre las deudas que le dieron origen;

2.                       si las diferencias de cambio negativas fueron mayores al saldo de Resultados Diferidos y por lo tanto no pudieron ser absorbidas totalmente, el excedente será tratado como un resultado financiero del ejercicio de acuerdo a lo dispuesto por la R.T. 17;

3.                       las diferencias de cambio negativas posteriores podrán tratarse de la misma manera: absorberlas hasta el saldo  de la cuenta Resultados Diferidos y tratar como resultados financieros el excedente;

4.                       si con posterioridad se producen diferencias de cambio positivas, éstas deberán recomponer el saldo acreedor del rubro específico del Patrimonio Neto hasta alcanzar el monto original del mayor valor resultante de la valuación alternativa. El excedente se tratará como resultados financieros del ejercicio.

2.4.2. Otras modificaciones

Este rubro específico del Patrimonio Neto deberá ajustarse en  función de la nueva diferencia que surja entre el valor del activo que resulte de aplicar los criterios de la medición alternativa y el valor original reexpresado deducida la correspondiente depreciación. Esta diferencia surge como consecuencia de:

1.                       la diferente evolución  del valor de reposición de los activos y la del IPIM, por lo que al comparar el valor de origen reexpresado con el valor de reposición, volveremos a tener una diferencia que se tratará como resultado diferido, y

2.                       el consumo de los bienes que le dieron origen, por ventas, depreciación o baja.

2.5. Saldos de revalúo

Si a la fecha de cierre de los estados contables existiera saldo en la cuenta Reserva de Revalúo Técnico, éste se sumará al del rubro especial del Patrimonio Neto originado en la aplicación de esta resolución. En el caso de que no se optara por la medición alternativa, el saldo de la reserva mencionada podrá absorber diferencias de cambio negativas de igual forma que la propuesta por esta resolución.

2.6. Exposición del rubro específico del Patrimonio Neto

La exposición en el Patrimonio Neto de la cuenta Resultados Diferidos será por su valor neto, y la composición de la misma se expondrá en la información complementaria indicando por separado lo siguiente:

a)      El componente acreedor resultante del mayor valor que surge de la medición alternativa propuesta por la resolución 241/02.

b)      El componente deudor resultante de la absorción de las diferencias de cambio

 

3.        ANEXO - RESOLUCION M.D. Nº 3/2002 del C.P.C.E.C.A.B.A.

i.       

            3.1. Vigencia

 

            La resolución M.D. 3/2002 de fecha 6/3/2002 fue publicada en el Boletín Oficial el 19/3/2002 y tiene vigencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para los ejercicios cerrados a partir del 31/3/2002 inclusive. Periódicamente el C.P.C.E.C.A.B.A. evaluará la necesidad de mantener la vigencia de la activación de diferencias de cambio. De ello que no hay una fecha límite para la aplicación de esta norma.

 

            3.2. Activos y pasivos en moneda extranjera

 

            La resolución establece en sus dos primeros puntos cómo deben valuarse los activos y pasivos en moneda extranjera. No agrega conceptos nuevos,  ya que el tratamiento es similar al propuesto por las R.T. 10 y 17.

 

3.3. Bienes de cambio

Expresa que los bienes de cambio importados se valuarán a su valor de reposición considerando los valores en la moneda del país de origen de los mismos, convertidos al tipo de cambio aplicable para la liquidación de su importación que rija al cierre del ejercicio. Nos parece el tratamiento lógico, ya que se aplica  valores corrientes, de acuerdo a lo dispuesto por las R.T. 10 y 17.

3.4. Activación de pérdidas de cambio

La norma “exige” la activación de diferencias de cambio originadas en pasivos cuando:

·         los pasivos expresados en moneda extranjera que originan la pérdida de cambio tengan origen anterior al 6 de enero de 2002, fecha en la que se sancionó la ley 25561 de Emergencia Pública.

·         Que esos pasivos tengan una relación directa con los activos en los que se cargarán las diferencias de cambio. Es decir, que los pasivos hayan financiado directamente  la adquisición o construcción de Bienes de Uso, Intangibles o Inversiones Permanentes en otras sociedades constituidas en el país.

·         Que los activos relacionados estuvieran en existencia al 6 de enero de 2002.

En cambio, la activación es “optativa” cuando la financiación del activo se produce en forma indirecta. La norma dice que deberá demostrarse la correlación entre el ingreso de fondos y la financiación de la adquisición o producción de los activos.

3.5. Diferencias con la R.T. 17

     La Resolución Técnica 17 establece que el costo de un bien es el necesario para ponerlo en condiciones de ser vendido o utilizado (lo que corresponda en función de su destino), lo que impide incluir diferencias de cambio originadas con posterioridad a la fecha de su adquisición o construcción.

            3.6. Activos que califican para recibir diferencias de cambio

La Resolución 3/02 establece que hay ciertos activos que califican para recibir la imputación de las diferencias de cambio. Ellos son:

·       Los bienes de uso.

·       Los bienes intangibles.

·       Las inversiones permanentes en otras sociedades constituidas en el país.

Por lo tanto, sólo se podrán activar las diferencias de cambio, cuando los pasivos en moneda extranjera estén directa o indirectamente relacionados con estos activos.

3.7. Relación directa o indirecta  entre la financiación y la adquisición del activo

Se entiende que la relación entre la adquisición o construcción de los activos que califican para recibir diferencias de cambio y su financiación es “directa” cuando:

·       la financiación total o parcial es otorgada por el proveedor de los bienes y facturada en moneda extranjera;

·       la obtenida con idéntico destino de entidades financieras.

Resulta importante reiterar que cuando la relación es directa la resolución exige la activación de las diferencias de cambio.

En cambio la resolución establece la opción de activar las diferencias de cambio como criterio alternativo de valuación cuando la relación entre la financiación y la adquisición o construcción de los activos que califican para su activación es  indirecta.

Para considerar que hay una relación “indirecta” entre el pasivo en moneda extranjera y el activo deberá demostrarse  la correlación entre el ingreso de los fondos y la financiación de la adquisición o construcción de los activos. Si esa correlación no pudiera demostrarse a partir de  documentación especifica o de forma fehaciente por otro medio, se asumirá que los fondos fueron aplicados a lo siguiente:

·       cubrir necesidades de capital de trabajo,

·       financiar activos no susceptibles de recibir la activación de las diferencias de cambio, y

·        solo si hubiera un excedente podrá asociárselo con la financiación de los activos que sí admiten la imputación.

3.8. Importes a activar

Solo podrán activarse diferencias de cambio calculadas en cada fecha de cierre de ejercicio en la proporción correspondiente al saldo remanente de los activos. Es decir, luego de contemplar las reducciones por amortización, venta, desvalorización u otro tipo de consumo.

Además, podrán recibir la imputación de las diferencias de cambio, sólo hasta el límite determinado por el menor valor entre el de reposición o reproducción y el valor recuperable, lo que resulta razonable para no sobrevaluar el activo.

En el caso de activos amortizables, las diferencias de cambio activadas a su valor de costo serán amortizadas durante la vida útil restante del bien en cuestión, a partir de la fecha de su imputación al activo.

Para ejercicios sucesivos en los que todavía se encuentre vigente esta norma, el cómputo de la diferencia de cambio a activar deberá calcularse en tanto haya incremento o disminución de la cotización. De lo cual resulta que dichas diferencias de cambio se adicionarán (si es pérdida de cambio) o se deducirán (si es ganancia de cambio) del valor del activo. En el último caso, en el que hay una baja en la cotización, sólo se detraerán del activo diferencias de cambio positivas hasta el limite de las negativas activadas con anterioridad.

3.9. Saldos de revalúo

En el caso específico de que alguno de los Bienes de Uso o Intangibles que califican para la activación de las diferencias de cambio, no hubiera podido absorberlas por aplicación del  límite establecido en el punto anterior, y habiendo sido dichos bienes objeto de un revaluó técnico, el saldo de las pérdidas de cambio deberán detraerse de la reserva especial del Patrimonio Neto que muestra el mayor valor originado en el revalúo. Lógicamente, indica que si aún así quedara un saldo de pérdidas de cambio, éste deberá reconocerse como resultado negativo del período.

3.10. Ajuste por inflación

Para la aplicación del ajuste por inflación según lo dispone la Resolución Técnica 6, el mismo procederá a partir del saldo contable anterior a la activación de las diferencias de cambio propuesta por la resolución. Es decir que los coeficientes de ajuste por el índice de precios internos mayoristas se aplicarán a los costos inmediatamente anteriores a la activación de las pérdidas de cambio.

3.11. Diferencias de cambio ocasionadas por activos y otros pasivos

Las diferencias de cambio provenientes de activos en moneda extranjera, así como las provenientes de los pasivos que no dieron lugar a la activación de la pérdida de cambio, serán imputadas al resultado de ejercicio.

No resulta técnicamente adecuado que la norma permita por un lado reconocer ganancias por diferencias de cambio positivas originadas por activos y por otro, difiera las pérdidas ocasionadas por pasivos en moneda extranjera.

3.12. Exposición

La resolución M.D. 3/2002 del C.P.C.E.C.A.B.A. exige la inclusión de una nota en los estados contables informando sobre la aplicación de las normas que requieren la activación de las diferencias de cambio.

3.13. Restricción a la distribución de utilidades

La resolución establece que los síndicos de sociedades deben manifestar en sus informes su opinión acerca de la conveniencia de no efectuar distribuciones de ganancias en efectivo o en especie, hasta que los resultados acumulados no excedan el monto de diferencias de cambio activadas. Una manifestación similar deberán efectuar para el caso de honorarios que se calculen porcentualmente sobre las ganancias. Esta situación también debería exponerse por nota a los estados contables.

4.        CONSIDERACIONES FINALES

v      Resulta importante recordar, principalmente ante la situación económica y financiera que presenta la Argentina de hoy, con notables distorsiones en los precios relativos, que de acuerdo a las normas contables vigentes,  ningún activo (o grupo homogéneo de activos) podrá presentarse en los estados contables  por un importe superior a su valor recuperable.

v      En el caso de la M.D. 3/02 es recomendable, a los efectos de un mejor control de las diferencias de cambio activadas y a los efectos de poder calcular el ajuste por inflación, que se utilicen cuentas especificas separadas de las que reflejan los costos de los bienes anteriores a la activación. Por ejemplo “Maquinaria-costo” y “Maquinaria-pérdidas de cambio activadas” o “Amortización acumulada maquinarias”  y “Amortización acumuladas maquinarias-pérdida de cambio”. En el caso de la Res. 241/02, tiene un tratamiento similar para exponer el mayor valor originado entre el costo reexpresado y el valor de reposición (ver punto 2.4.)

v      También en el marco de la resolución M.D. 3/02, se observa que  la intención de la norma es tratar de absorber y diferir pérdidas de cambio, evitando considerar el impacto de la devaluación en el valor corriente de los Bienes de Uso o Intangibles, ya que de ser así hubiera propuesto una valuación a valores corrientes.